Los niños no son nuestro futuro… son nuestro presente

Y si no los educamos ahora con: amor hacia los mayores, respeto por las tradiciones y su clan los perderemos, muchos niños que son enviados a estudiar en lugares diferentes al de su familia se desarraigan y pierden la conexión con los suyos, su raza, su religión y sus costumbres.