Editorial

Editorial comunitario, juntas comunales

JUNTA DE ACCIÓN COMUNAL

La junta de acción comunal es una de las formas de asociación y organización de las comunidades en la que se integran las personas que tienen una característica común que las identifica: vivir en un mismo entorno físico. El Departamento Administrativo de Acción Comunal (IDPAC) se fundamenta para la creación de las juntas, en el decreto 1930 de 1979 y en el complementario 300 de 1987.

El Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal -IDPAC-, es un establecimiento público del orden distrital, con personería jurídica, autonomía administrativa y patrimonio propio, adscrito a la Secretaría Distrital de Gobierno, el cual surgió de la transformación del Departamento Administrativo de Acción Comunal Distrital -DAACD, ampliando sus funciones y ajustando su estructura a las nuevas necesidades de la ciudad.

El IDPAC, hacen parte del Sector Gobierno de la Alcaldía Mayor de Bogotá D.C., junto con el Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público -DADEP (soporte técnico del sector) y la Secretaría Distrital de Gobierno (cabeza del sector) conforme a los Acuerdos 257 de 2006 y 637 de 2016.

Para formar una junta de acción comunal en Bogotá, la comunidad debe cumplir tres requisitos básicos: que exista un interés de por lo menos ochenta personas; que sea en un barrio, etapa de un barrio o en un sector de un barrio; que tenga delimitación certificada por el Departamento Administrativo de Planeación Distrital (DAPD), y que no exista otra junta de acción comunal en el barrio, etapa o sector.

Como primer paso, la comunidad debe solicitar asesoría al DAAC para fundar y organizar la junta. El departamento realiza una visita a dicha comunidad y se determina qué tipo de proceso es: normal, subnormal, división territorial, anexión territorial, proceso de motivación y reactivación o junta de acción comunal acompañada de un programa de vivienda.

Una vez determinado el tipo de proceso, se hace un formato de diagnóstico y la comunidad debe presentar la certificación del DAPD donde se diga si es un barrio, etapa o sector y si está legalizado urbanísticamente o es subnormal.

En caso de ser subnormal, es decir que no cumple con las normas urbanísticas y no está incorporado como barrio legal, se realiza un proceso de autorización previa. Si es normal, se lleva la certificación de límites de la alcaldía local, para establecer dónde va a tener radio de acción la junta.

Luego de tener estos documentos, se dicta una charla de ilustración sobre la acción comunal a la comunidad y a los ocho días se realiza una asamblea donde se aprueba, organiza o se crea la junta. Posteriormente, se adoptan los estatutos y se hace la elección de dignatarios.

Para obtener la personería jurídica es necesario presentar una carta solicitando su otorgamiento, el acta de la asamblea, los estatutos y la fotocopia del libro de afiliación. El DAAC abre un expediente que es enviado a jurídica con un proyecto de resolución. Después pasa a subdirección y a dirección para la expedición.

El trámite para formar una junta de acción comunal no tiene ningún costo, y si la comunidad presenta los documentos oportunamente se demora aproximadamente tres meses.